Cómo tratar con personas tóxicas (2 de 2)

En nuestro artículo anterior mencionamos las características distintivas de una persona tóxica (una persona problemática). Y este artículo tratamos el tema de “¿Qué hacer si hay personas tóxicas en tu vida?”. Lo último que tienes que hacer es comportarte como ellos, necesitamos aprender sabiduría y amor, pero sobre todo a discernir a las personas y las intenciones.

Aquí hay algunos consejos que te pueden ayudar para lidiar con personas problemáticas, ya sea en tu ministerio, tu trabajo, tu escuela, tu iglesia, o tu vida diaria:

  • Conoce tus límites y tus principios y apégate a ellos. No dejes que una persona tóxica te lleve a romper límites y principios que has establecido para tu vida. Apégate a lo más importante y sobre todo a honrar a Dios.
  • Mantén un registro de lo que acuerden. En el caso de estar involucrado con estas personas de forma laboral o de maneras que pudieran afectar a tu familia, necesitas llevar un registro de los acuerdos que tomen juntos. Esto te ayudará a protegerte a ti, tu familia y tu ministerio en un posible problema en el futuro.
  • Se amable y honesto. Sólo porque alguien está siendo grosero o engañoso contigo no significa que tu tengas permiso de comportarte de la misma manera. Asegúrate de siempre conducirte conforme la Palabra de Dios, con gracia, con verdad, y sobre todo poniendo por prioridad los principios de Dios.
  • No compartas nada confidencial con ellos. Espera que cualquier cosa que tu puedas decir y compartir con estas personas sea malinterpretada, torcida, y mal compartida con otros. Ten mucho cuidado con lo que compartes con una persona tóxica, nunca compartas nada delicado o íntimo con estas personas.
  • Evita ser un “hombro sobre el cuál llorar”. Las personas tóxicas aman mostrarse como la víctimas, y al tu convertirte en el hombro sobre el cuál obtienen atención, comenzarás a sentirte abrumado constantemente por estas personas y sus dramas. Y aquí es donde entra la sabiduría para distinguir a una persona tóxica, de alguien que realmente aceptaría ser ayudado.
  • Se firme. Por último ten en cuenta que una persona tóxica hará todo lo que sea necesario con tal de salirse con la suya, a cualquier precio. Así que necesitarás ser firme en tus desiciones y principios cuando estés tratando con ellas. Si no les das por su lado intentarán usar todo tipo de manipulación y chantaje emocional, así que prepárate para estar firme. Que tu sí sea si, y tu no sea no.

Con esto concluímos nuestros dos artículos sobre las personas tóxicas, sobre todas las cosas una mente sana en la Palabra de Dios, guiada por Espíritu Santo, y un corazón dispuesto a ser firme en sus convicciones son lo que debemos procurar de parte de Dios para poder sobrevivir en nuestros ministerios y al tratar con todo tipo de personas.

Sirvamos a todos con amor y con un corazón firme en la verdad de Dios.