Depresión y Ansiedad: El suicidio del Pastor Andrew Stoecklein

Hace unos días no enteramos de una noticia muy triste para todos los que formamos parte del cuerpo de Cristo: El pastor Andrew Stoecklain de Inland Hills Church, en Chino, California, intentó quitarse la vida el viernes 25 de Agosto 2018, y a pesar de ser llevado de forma urgente al Hospital y ser puesto en soporte vital, perdió la vida el Sábado 26.

Este artículo es un relato de esta noticia tan triste, pero al mismo tiempo es una reflexión sobre la depresión y la ansiedad. Enfermedades muy reales que no podemos (ni debemos) ignorar, y que no distinguen entre cristiano o no-cristiano para presentarse en la vida de una persona.

“La iglesia de Inland Hills se entristece porque nuestro pastor principal Andrew Stoecklein fue recibido en el cielo el sábado por la noche, después de luchar contra la depresión y la ansiedad. No es el resultado por el que oramos y esperábamos, y hoy sufrimos como familia de la iglesia”

La iglesia publicó en un anuncio en Facebook, la noche del domingo. El anuncio continuó:

“En su tiempo al frente de Inland Hills, Andrew alcanzó a muchos con su cálido ingenio, su corazón apasionado por Dios y su enseñanza que siempre, siempre apuntaba a otros hacia Jesús. El amoroso esposo, padre, hijo y amigo que era continuará inspirando a nosotros en guiar a otros a una relación creciente con Jesucristo “.

Es una noticia muy triste para el cuerpo de Cristo ver que uno de sus líderes pasa a la eternidad de esa manera. No importa cuál sea tu posición teológica sobre el suicidio, la realidad es que no hay dolor más profundo para un familia (en especial un matrimonio joven) que el perder a un ser amado de esta forma tan inesperada. El suicidio por causa de la depresión y la ansiedad es un problema muy real, y como ministros del evangelio no podemos ni debemos ignorarlo. Los pastores no están exentos de sufrir de estas enfermedades, de hecho, yo diría que estamos más expuestos ya que el objetivo de satanás es precisamente el engañarnos para tomar nuestra propia vida.

En palabras del pastor Bryan Meadows, quién así mismo es un sobreviviente del intento de suicidio dijo:

“Hablamos mucho sobre el propósito, y hasta cierto punto se ha convertido en un tema mundano que pasamos por alto. Algunos incluso han criticado a las personas por enseñar y predicar sobre el tema del propósito. Creo que el evangelio no se puede predicar en su totalidad sin incluir el propósito de las personas. Debemos enseñarle a la gente que todos están aquí por una razón, y que nadie es insignificante.”

Debemos aprender que Dios nos ama y nos ha dado un propósito en esta vida, estamos en ella por una razón muy especial y debemos de acercarnos a Dios para poder descubrir nuestro propósito y para poder abrazarlo. Realmente los medicamentos no son la cura para la depresión, podemos tratarla con psicólogos pero tampoco debemos descartar la oración y la liberación.

En México los suicidios son cometidos en su mayoría por hombres jóvenes. Según el INEGI, entre 2000 y 2014 aumentó de 3.5 a 5.2 la tasa de suicidios por cada 100 mil habitantes, el 19.8% de los suicidios son cometidos por mujeres. El 40.2% de las personas que terminaron con su vida en 2014 tenían entre 15 y 29 años.

Finalmente, nuestro corazón se duele con aquellos que sufren la repentina perdida del Pastor Andrew Stoecklein. Nuestra oración más profunda es que sin importar el dolor que estén pasando puedan acudir a los brazos de Jesús, quién limpiará toda lágrima y sanará nuestro corazón… no inmediatamente, pero sin duda lo hará fielmente.

Si tu has estado pasando por fuertes problemas emocionales, y has considerado el tomar tu propia vida como una opción, te animo a que vengas a Jesús.

Linea de prevención del Suicidio: 01-800-710-2496. Instituto Hispanohablante de Suicidología: +52 (55)-463-13300.

Además de las líneas mencionadas, existe un teléfono que atiende a personas de todo el país las 24 horas: +52 (55) 525-98121. Este es un servicio llamado Saptel que es apoyado por la UNAM y la Secretaría de Salud.