El Amor que deja todo

¡Que rápido pasa el tiempo! Desde nuestra última entrada del Blog ha pasado ya muchos días, pero en todo Dios sigue siendo fiel. Aún en los afanes de una vida ocupada.

Hoy es 14 de Febrero, y en nuestra cultura Mexicana se celebra el “Día de San Valentín” o más popularmente conocido como el “Día del Amor y la Amistad”. Miles de personas a lo largo y ancho de nuestro país están celebrando el amor y la amistad, comprando regalillos, chocolates y flores para sus seres amados.

Es un hermoso detalle dar algo que haga saber a esas personas que son especiales, o que nosotros somos especiales para esa persona.

Aunque muchos otros quizás no reciban un detalle, hay una expresión de amor que no podemos dejar pasar o ignorar, en especial en este día: El amor de Dios por la humanidad.

Hay un amor que lo deja todo por aquel que ama. Y no hay expresión más grande que la imagen de Dios dejando Su trono y vistiéndose de hombre para poder rescatar a la humanidad de un destino eterno separado de Él.

Dios, en la persona de Jesús, se vistió de hombre para ofrecerse como un sustituto por ti y por mí, y por amor recibir el castigo que nos tocaba a nosotros para que ahora nosotros podamos tener la oportunidad de ser perdonados.

Jesús es la máxima expresión de un amor que deja todo.

Dejó su trono por un nacer en un establo.
Dejó su corona de gloria por una corona de espinas.
Dejó su piel de luz eterna por la piel humilde de un obrero.
Dejó su lugar cómo Amo del universo por el nuestro en una cruel Cruz.
No hay amor más grande que el suyo.
No hay oportunidad más hermosa que el poder rendirnos a Sus pies.

Este es el verdadero amor, el que dejó todo para que nosotros podamos reconciliarnos con Dios. Este día del amor y la amistad, recuerda que el regalo más valioso ya ha sido dado por Dios y esta disponible para ti si solamente lo recibes.