El cumplimiento de la promesa

Estamos cerca de celebrar la navidad, regalos, reuniones familiares, mucha comida, y muchas cosas más que a veces nos desvían del significado de la navidad. Creo que es conveniente escribir un poco sobre el tema, en especial el recordar lo qué significa la navidad. Y el significado de la navidad es que el Salvador del hombre, el que nos regresaría a Dios, vino a esta tierra.

La navidad es una época muy hermosa si tenemos la perspectiva correcta de lo que representa. La navidad es la celebración del cumplimiento de la promesa más hermosa hecha por Dios: el enviarnos un Salvador que nos reconciliaría con Dios.

Dentro de todo lo que representa esta hermosa época para el cristianismo, debemos recordar tres sencillas cosas que realmente nos darán la perspectiva correcta de lo que celebramos. Pero antes de todo esto, debemos recordar por encima de todo que la navidad se trata de Jesús, y es Jesús quién hace que la navidad sea relevante y tenga propósito. Sin Jesús, no hay nada que celebrar en la navidad.

Al igual que la sociedad enfatiza tanto el dar y regalar en esta época, debemos recordar que en Jesús hemos recibido el regalo más grande que Dios le haya podido dar a la humanidad: la redención. Y la ofrece gratuitamente a todo aquel que quiera recibirla, y la única razón por la que se nos ofrece de forma gratuita es porque él ha pagado por ella con su propia vida.

Las tres cosas que la navidad debe de recordarnos son:

1. Tenemos un problema

La navidad siempre se siente como una época distinta al resto del año porque es una temporada en donde se recuerda el dar y el amor, y el disfrutar con tus seres amados … pero eso nos revela algo de nuestro corazón humano.

¿No debería el amor y la generosidad ser el tema de todo el año y no solo de una temporada? La razón por la que estas areas están fuera de nuestras vidas el resto del año es por el pecado de nuestro corazón. Esa profunda e intensa rebelión contra el Dios que nos formó, nos amó, y que nos mostró la máxima expresión de amor imaginable: el dar su vida a cambio de la nuestra.

La Biblia nos habla a la perfección de este problema en nuestro corazón:

Romanos 3:10-12
10 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; 11 No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. 12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.

Todos hemos hecho lo malo delante de Dios

Jeremias 17:9
9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?

El problema más grande de la humanidad, es la condición de su corazón y la paga del pecado es la muerte. No hay nada que nosotros pudiéramos hacer para cambiar nuestra situación. Al pecar hemos quebrado las leyes de Dios y somos culpables y merecemos el castigo.

Pero

2. Dios le hizo una promesa a la humanidad.

Desde el inicio de la humanidad, Dios nos amó tanto que nos dio una promesa, en el mismo jardín del Edén justo momentos después que el diablo engañó a Adán y Eva para pecar contra Dios. Dios hace esta increíble declaración, hablándole al tentador (diablo):

Génesis 3:15
15 Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente de ella; Él te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el talón.

Dios nos prometió que un día, Él enviaría a alguien nacido de mujer, que aplastaría la cabeza del diablo y restauraría lo que perdimos en el Edén: nuestra relación perfecta con Dios.

Isaías 9:6
6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

Jesús es el cumplimiento de la promesa más hermosa de Dios. Que un día alguien nos traería de vuelta a Dios.

Y está es la esperanza que ahora tenemos:

Isaías 53:5
5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Que el Salvador ha venido al mundo, y pagó con su sangre el precio de nuestra paz. La navidad existe para que un día el niño que nos fue dado, pudiera llegar a la colina donde sería sacrificado por los pecados de la humanidad, en la Cruz. Aún siendo enemigos de Dios, él puso su vida en rescate por nosotros… y todo lo hizo cumpliendo esta hermosa promesa, que un día seríamos rescatados y regresados a nuestro verdadero hogar.

Romanos 5:8
8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

Jesús es el cumplimiento de esta hermosa promesa, y esta Navidad celebramos a Jesús.