¿Pablo inventó el cristianismo?

A lo largo de mi vida cristiana me he encontrado con muchas objeciones sobre esta fe, pero sin duda una de las que han generado mas controversia (al menos en la mente de aquel que ataca al cristianismo) es la objeción de Jesús no fundó ninguna religión, sino que fue Pablo de Tarso quien inventó el cristianismo.

Este argumento en contra del cristianismo por lo general esta parafraseado de la siguiente manera:

Jesús nunca declaró ser Dios, ni ninguna de las cosas que afirma el cristianismo sobre Él, sino que fue Pablo de Tarso (quién ni siquiera era uno de los discípulos originales) quien torció y manipuló las enseñanzas y palabras de Jesús, y muchos años después, fundó el cristianismo.

Aunque este argumento puede oírse convincente y bien fundamentado, se cae en pedazos cuando lo examinas.

1. Pedro, Juan, y los discípulos VS. Pablo de Tarso

El primer problema que enfrenta este argumento, es que todas las afirmaciones que Jesús hizo sobre sí mismo, su vida y ministerio, son relatadas por personas que fueron testigos oculares y que caminaron y comieron con Jesús desde el inicio de su ministerio, hasta su muerte, resurrección y ascensión a los cielos. Fueron estas personas las que comenzaron a esparcir el evangelio y comenzaron a hacer discípulos en estas enseñanzas que el mismo Pablo de Tarso perseguía e intentaba combatir. Pablo no estaba fundando una nueva religión, intentaba matarla.

2. ¿Pablo buscaba destruir la fe que fundó?

La conversión de Pablo no fue algo que él estuviera buscando, de hecho, el iba su camino con el firme propósito de destruir a aquellos que profesaban esa nueva fe (Hechos 9:1-6). Contrarío a lo que plantea esta objeción, históricamente Pablo (1) buscaba la destrucción de los discípulos de Jesús (los cristianos) y (2) ¿cómo podía intentar destruir una religión antes que fuera fundada?. Históricamente el argumento de que Pablo fundó el cristianismo es infundado.

3. Pablo aplica el evangelio a la vida diaria.

El apóstol Pablo no tuerce las escrituras ni las palabras de Jesús, al contrario, las aplica a la vida diaria y muchas veces de manera muy específica. Es el apóstol Pablo quien nos enseña a vivir realmente las palabras de Jesús y sus mandamientos, él no los inventó, pero nos enseñó a aplicarlos a la vida diaria.

CONCLUSIÓN

Pablo no inventó el cristianismo, ni ninguna de las doctrinas del cristianismo. Las doctrinas y enseñanzas ya estaban presentes en los evangelios, un ejemplo es la doctrina de la Trinidad, que está presente explícitamente en el mandamiento de Jesús en Mateo 28:19. Por el contrario, Pablo nos enseñó a aplicar las enseñanzas de Jesús a nuestra vida diaria, y cómo vivir de acuerdo a las Palabras de Jesús mismo.

 

~Juan Francisco Mellado