¿Puedo andar de novi@ con alguien que no es cristian@?

Para comenzar, este artículo NO es para todos. Este artículo está dirigido únicamente a los hombres o mujeres cristianos que deseen buscar la dirección de Dios para sus vidas. Dios en su Palabra nos ha dado una serie de guías sobre cómo llevar las relaciones humanas bajo SU dirección y SU gracia. Si eres una persona que no es cristiana y no está buscando la dirección de Dios en su vida, entonces este artículo no aplica para ti.

Existen cuatro razones muy poderosas por las que una persona que ha aceptado el Señorío de Cristo en su vida, y realmente quiere agradarle y vivir bajo Su voluntad, debería evitar el comenzar una relación con una persona que no comparte su fe. Esta persona no necesariamente debe ser una persona atea, puede ser cualquier persona que profese una fe diferente a la  que está fundamentada en la Biblia y practica la persona cristiana.

RAZÓN #1: ESA PERSONA NO ES CRISTIANA

Esta debe ser la razón numero uno por la cual no deberías iniciar una relación con aquella persona. Dios espera de sus hijos que vivan en obediencia a Él y a Su Palabra, y uno de los mandatos de Dios es precisamente este.

“No se unan con los incrédulos en un yugo desigual. Pues ¿qué tiene en común la justicia con la injusticia? ¿O qué relación puede haber entre la luz y las tinieblas?”.

2 Corintios 6:14

Este no es un verso fuera de su contexto, puesto que Pablo al escribirlo está abordando precisamente este tema, puedes leer el resto del capítulo en 2 Corintios 6. Para nosotros esto no se trata simplemente de compatibilidad con aquella persona, si no de obediencia al Dios que amamos y que dio Su vida por nuestra salvación. Creo firmemente que para que Dios pueda bendecir una relación de noviazgo, el fundamento principal es que compartan la misma fe.

RAZÓN #2: NO ES TIEMPO

Si estás leyendo esto y tienes 13, 15, 17, o incluso 19 años puedo decirte con toda seguridad que no es tu tiempo para comprometerte a una relación de noviazgo. No es que haya una edad “perfecta” para el amor, pero lo que si consideramos como un requerimiento es que haya cierto nivel de madurez para iniciar dicho compromiso. Y el sólo hecho de que quieras iniciar una relación contraria a lo que Dios nos manda en su palabra es prueba suficiente de que no eres un cristiano maduro.

¿Qué puedes hacer? Espera en el tiempo correcto de Dios, y acepta que Él sabe lo que tu necesitas aún mejor que tu mismo(a).

RAZÓN #3: TENDRÁN PERSPECTIVAS DISTINTAS DEL NOVIAZGO

La tercera razón es que al tener una visión distinta de la vida, o mejor dicho, al no compartir la misma fe, tienen también expectativas, esperanzas, y conceptos distintos de lo que debe ser un noviazgo. Tristemente en el mundo y en la cultura en la que vivimos el noviazgo con una persona que no comparte tu fe en Cristo es una relación muy peligrosa para tu salud emocional, espiritual y aún física.

En la cultura popular, el noviazgo es una relación en la que se anima a las parejas a “experimentar” para ver si son o no “compatibles” el uno con el otro. Así mismo se espera que se sacien necesidades emocionales y físicas, a tal grado que la pareja se convierte en un objeto de placer (físico o emocional) para la otra persona.

En la perspectiva de Dios, el noviazgo es un compromiso especial entre dos personas que se conocen, se comprenden, y comparten su fe y sus sueños hacia la meta de casarse y formar una familia que refleje el amor infinito de Dios y su propósito al crearnos.

RAZÓN #4: DIOS TIENE UN MEJOR PLAN

Simplemente Dios tiene un plan mejor para tu vida.

Aunque me encantaría decir que Dios ya tiene a la “especial preparada para ti desde el inicio del mundo” y el simple hecho de pensarlo puede ser algo muy romántico, encuentro mucha dificultad para apoyar eso con la Biblia. De lo que si estoy completamente seguro es que Dios nos ha dejado una serie de guías en Su Palabra para que nosotros podamos elegir a la persona correcta y pedir la bendición de Dios para iniciar una relación.

  1. Primero que nada aquella persona debe ser Cristiana, ambos tienen que compartir su misma fe.
  2. ¿Cómo trata esa persona a las personas con autoridad? ¿Las respeta? Ten en mente que si no respeta a sus padres o a sus pastores muy probablemente tampoco te respetara a ti.
  3. ¿Cuál es su actitud en el servicio? ¿Le gusta servir o se queja de servir? Recuerda que un buen novio (o novia) y futur@ espos@ debe tener una actitud de servicio.
  4. Conócelo bien como amigo/amiga. Cuando una persona ya está dentro de una relación de noviazgo, intenta mostrar su mejor cara. Al contrario, puedes conocer realmente como es una persona cuando no esta ligada a ti en una relación mas allá de la amistad.

Dios sabe que Su plan es mucho mejor para tu futura relación de noviazgo que cualquier otro plan que puedas tener. Y si tu como una Cristiana o un Cristiano, verdaderos, ya estás en una relación con una persona que no es cristiana, te recomiendo que no sigas. Entrar al matrimonio con alguien que no comparte lo más fundamental de tu vida, alguien que no comparte a tu Jesús, es lo mas solitario que existe. Por tu bien y el bien de esa persona, necesitas romper esa relación y obedecer a Dios.

~Juan Francisco Mellado